La vieja sirena

Si nunca despertaste en sobresalto
febril, precipitándote hacia el lado
vacío de tu lecho, tanteándolo
con manos que se obstinan vanamente
contra implacable ausencia.

Si no sentiste entonces la muerte
desgarrándote en vida y agrandando
el vacío entre tus venas inflamado,
el vano apartamiento de tus muslos,
el ansia de tu sexo.

Si no rompió tu voz ese gemido
que acuchilla la turbia madrugada…
es que en tu corazón no ardía la hoguera
que llamamos amor.

En ella me consumo y es mi grito
tu nombre: a ti me abro en carne viva.
Mi piel muere en espera de la tuya,
mi sexo late con ansiosa boca
de pez en la agonía.

Y al no llegar tus labios con tu bálsamo
ni el fuego sosegante de tu lengua
mi mano se fatiga inútilmente
en estéril caricia…

Porque tan sólo tú tienes las alas
para el vuelo que mata y da la vida.

*****

José Luis Sampedro, fragmento de “La vieja sirena”, uno de sus libros más emocionantes, y en donde podrán descubrir a un J.L. Sampedro sensual, intenso, expresando la sexualidad con una fuerza y erotismo sublimes.
En La vieja sirena encontramos un relato repleto de magia y pasión, ambientado en la Alejandría del siglo III, donde se dan cita realidad y mitología. Surge así una novela que en el fondo gira en torno a dos de las grandes preocupaciones que siempre han guiado a la humanidad: el amor y el poder.

About the Author:

Related Posts

2 Comments:

  1. JOSE"UTEBO" marzo 17, 2016 Reply

    “TODOS NECESITAMOS ALGUNA VEZ UN COMPLICE, ALGUIEN QUE NOS AYUDE A USAR EL CORAZON”
    Mario Benedetti

    Un día cualquiera, pongamos que es lunes. Anoche te soñé en mis brazos mi niña y no quería despertar, para mí era todo tan real. Era un sueño, un sueño nada más. “Buenos días mi gran amigo”. Buenos días Géminis. ¿Qué hora es? “7:00. Hora de un buen desayuno y empezar un nuevo día”. No me apetece desayunar Géminis, y no me apetece levantarme, creo me daré media vuelta, dormiré de nuevo y seguiré soñando que la tengo entre mis brazos. “¿Aún seguimos con la misma historia? Mi gran amigo, definitivamente me preocupas. Olvídate de ella. Nunca te querrá. Deja de sufrir, hay miles de mujeres”. Sí, pero no como ella. ”Solo ha sido un juego y ella ya se ha marchado. ¿Qué te sucede? Olvídate de ella y reacciona, si a ti lo que te sobra en este mundo son mujeres. A este paso caerás en un abismo. ¿Por qué ella? ¿Por qué este imposible? ¿Por qué la más difícil?” ¿Difícil dices Géminis? ¿Acaso comprendes el significado de difícil? Difícil no es querer a una persona y después tener que olvidarla, difícil es olvidar a una persona cuando aún la quieres. “No te entiendo, por más que lo intento”. ¿Después de 42 años juntos no me entiendes? ¿No entiendes que solo quiero saber de ella? Que sepa lo que la he esperado. Que sepa que por ella me muero. Que soy suyo. Que sepa que si le tiro una mirada no puede darme un game over. Que sepa que cuando me mira yo me muero. Que sepa que nadie la ve como yo la puedo ver, Que existe un lugar tan especial donde yo con ella quisiera estar. Que sepa que donde ella diga yo voy. “De acuerdo mi querido amigo. Entonces háblale y dile. Aquí está tu móvil. Dime su número. Una vez más me convertiré en tu cómplice. Seis, cero, dos, *,*,*,*, ocho, dos. “¿Dígame? ” Hola amiga, ¿Cómo estás? Tengo algo que contarte “Dime. Tienes mi confianza. Siempre estoy para escucharte” Hace tiempo que he guardado un sentimiento que ha crecido y no sé si soy correspondido “¿Se los has dicho?” No creo sea buena idea que se entere “Ten confianza en ti Jose, igual ella te quiere” Lo sé, pero tengo miedo a su rechazo “El que no arriesga no gana, tal vez ella caiga entre tus brazos” Yo seguiría sus pasos, daría todo por lograr formar parte de su vida. Sanaría sus heridas si es que antes alguien la dañó. “Se ve que en verdad la quieres, ¿Cómo es que te enamoró?” Su mirada, su sonrisa, su piel y su buen humor se clavaron en mi mente. “Conquístala, trátala bien mientras la sorprendes, los detalles nos encantan. Así somos las mujeres.” Quiero decirle que me encanta. No sé qué puede pasar. “Conquístala poco a poco, quizás te pueda aceptar.” Esto es algo complicado no sé por dónde empezar. “Dime de quien se trata quizás te pueda ayudar. Amigo sabes que quiero lo mejor para ti. Nunca te había visto así. Cuenta con mi apoyo si en algo puedo ayudarte. Espero que esa chica no se atreva a lastimarte.” Solo quiero valorarla y respetarla. Siempre voy a cuidarla. Quererla es mi prioridad. “No tienes nada que perder. Te conozco bien, sé que eres sincero, ella cuenta se dará y estoy segura que no te rechazara.” Tengo miedo, las cosas pueden cambiar entre ella y yo. “No temas, nunca lo has hecho.” Sé que cuando se entere cambiara su actitud hacia mí. “Yaaaaaaaaa Jose. Dime quien es” Esa chiras eres………..

    PD: “Se necesita tristeza para conocer la felicidad, ruido para apreciar el silencio y ausencia para valorar la presencia”

  2. Carla Mila enero 19, 2017 Reply

    Gracias por traernos de nuevo a los “grandes”, esas palabras que en su día leímos y que parece que con el tiempo cobran aún más vida y sentido para nosotras.
    Saludos Kenia.

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *